"El toreo no es graciosa huida, sino apasionada entrega" 

Paco Malgesto

Roca Rey “Merece la pena perder la vida por lo que luchas»

Álvaro Boro para ASTURIAS DIARIO


Tras 631 interminables días, Andres Roca Rey (Lima,1996) ha vuelto. Y lo ha hecho como siempre, victorioso, cortando orejas, a pares, en la Feria de Cordoba, y saliendo a hombros por la puerta grande de las Plazas de Toros de Valladolid, Zamora, Castellón, Burgos… Superada la cornada que sufrió en Las Ventas en mayo de 2019, y que le obligó a retirarse de los ruedos dos meses después en pleno San Fermín; el ‘niño prodigio’ del toreo se ha vuelto a enfundar el traje de luces.

Reapareció en mayo en Cordoba, y volvió a demostrar porqué  es el número uno. Torero precoz y genio del capote, Roca Rey, a sus 24 años, está llamado a seguir escribiendo grandes tardes de gloria y pasión, y de arte a vida o muerte sobre la arena de las plazas de toros de todo el mundo. El 14 de agosto, en la segunda tarde de la Feria de Begoña, Roca Rey volverá  a Gijón. Y si el tiempo y el galopante coronavirus no lo impiden, asistiremos a otra lección magistral de toreo sobre el ruedo del Bibio.


P- Dice Rubén Amón en su ensayo ‘El fin de la fiesta’: “El torero es un héroe que se viste como un héroe y que se desenvuelve como un héroe. Un cuerpo extraño en una sociedad que recela de los mitos y los ritos”. ¿Usted se siente así?

ARR- Rubén Amón es un gran periodista y un gran escritor y pensador no sólo sobre tauromaquia sino también de otras disciplinas. Creo que puede tener razón aunque no soy quien para hablar de héroe. Lo que si se, es que los valores que demuestran los toreros en su día a día están cada vez más ausentes en esta sociedad a veces tan deshumanizada. Si por defender esos valores somos héroes entonces le doy la razón al Sr. Amón.


P- Desde bien pequeño siempre quiso ser torero. ¿Ha nacido para el arte?

ARR- Se dice que los toreros nacen y se hacen. Yo creo que mi destino era torear y vine a España para cumplir con mi sueño y con mi destino.


P- ¿Además de ser torero hay que parecerlo?

ARR- Totalmente. Eso no quita que vivas acorde a tu edad y a la sociedad pero si creo que independientemente de lo que lleves puesto, a un torero se le reconoce por la calle por sus formas.


P- ¿Qué figuras son sus referentes?

ARR- He tenido muchos referentes en mi vida. Desde mi hermano, que también es matador de toros, a todos los toreros buenos de todas las épocas, de los cuales aprendo, me fijo y observo para poder seguir creciendo.


P- ¿En qué se inspira y en quién fuera del mundo taurino?

ARR- Busco inspiración en todo aquello que haga que mi interior se remueva. Puede ser la música, puede ser la biografía de algún personaje histórico importante, pueden ser personas anónimas que me encuentro en las redes, pueden ser los miles de sanitarios que han luchado contra la pandemia… Me inspira ver cómo las personas son capaces de reponerse ante las adversidades.


P- ¿Qué diferencias hay entre el torero que se tuvo que retirar en 2019 y el que ha reaparecido este año?

ARR- El Roca Rey de 2021 es el mismo que el del 2019, eso si, con más ganas, con más ilusión, también con más poso, más experiencia, más madurez… El tiempo en el que me vi parado por la lesión y el que hemos vivido todos confinados me ha hecho pensar mucho y he madurado como torero y como persona.


P- ¿Qué sensaciones y sentimientos tuvo en su reaparición en Córdoba? 

ARR-  Fue muy emotivo. Parecía que ese día no iba a llegar nunca y cuando estaba allí lo disfrute con mucha intensidad.


P- ¿A qué tiene miedo Roca Rey?

ARR- A las cosas evidentes que puede temer cualquier persona, pero lo bonito es superar esos miedos y sobreponerse a ellos.


P- Desde su irrupción se le ha venido comparando con José Tomás, muchos dicen que es su sucesor. ¿Qué le parece esto? ¿Ve similitudes en sus estilos?

ARR. José Tomás es un grandioso torero que ha marcado una profunda huella en la historia de la tauromaquia. Yo vengo a dejar la mía. Si la gente lo ve así, es un honor.


P- El toreo es la forma de arte más sublime, puesto que el matador se juega la vida cada vez que salta al ruedo. ¿Merece la pena perder la vida por el toreo? 

ARR- Merece perder la vida por lo que luchas si lo haces de verdad, con entrega. De igual forma que la puede perder un deportista de riesgo como las motos o coches, o un policía en acto de servicio. Yo escogí ser torero y se cuál es el precio que se puede llegar a pagar y lo asumo.


P- La tauromaquia está siendo atacada y vapuleada por parte del gobierno. ¿Qué opina?

ARR- opino que ningún politico debería imponer su criterio personal al de la voluntad de su pueblo.


P- Hay una parte de la sociedad que se ha desenganchado de los toros. ¿Hay solución para esto?

ARR- Creo que la tauromaquia sigue siendo el segundo espectáculo de masas. Tras este periodo de post pandemia que aun no está 100% normalizado, todos los espectáculos en directo o donde se concentren masas están sufriendo esa desconexión de la que habla. Hay que esperar a que la gente recobre la confianza de volver a vivir sus pasiones. Los toreros debemos dar el 100% cada tarde para que la pasiones se eleven.


P- ¿Cómo se lleva con sus compañeros de escalafón?

ARR- Muy bien


P- Usted ha manifestado: “Hace falta más fuego, más rivalidad auténtica, de las de verdad”. 

ARR- Es lo que hablábamos antes. Para reconectar y elevar las pasiones, el público tiene que percibir que lo que va a pasar en el ruedo no se lo puede perder. Y es por ello que me gusta rivalizar con todos los toreros.


P- No le basta con estar entre los mejores, quiere ser el número uno. ¿Puede más la ambición o el talento?

ARR-Desde la humildad le digo que la manera de poder buscar un crecimiento interior es imponiéndote una meta. La ambición te mueve, el talento te coloca y mantiene en el camino.


P- Morante se mostró hastiado de enfrentarse siempre al mismo toro ¿Qué ganaderías que no ha toreado le gustaría hacerlo?

ARR-Me voy anunciando con las ganaderías que creo que puedo dar la mejor versión de mi mismo. En esta temporada torearé La Quinta, Adolfo,… y quién sabe cómo acabará la temporada.

 

P- En agosto, si Dios quiere y nada se ve alterado, le veremos en Gijón. ¿Qué recuerdos tiene de la plaza de El Bibio?

ARR-Si Dios quiere ahi estaré si. Es una plaza a la que le guardo mucho cariño. Ojalá se den las circunstancias para veamos una tarde bonita de toros. 

diariorr